domingo, 17 de julio de 2011

Marte: relevo generacional

EEUU ultima el lanzamiento de su mayor y más potente robot de exploración que relevará a los veteranos ‘rover’ y buscará vida en el planeta rojo


Los desolados paisajes de Marte van a ser el escenario de un relevo generacional único. Un robot de exploración armado con un rayo láser y alimentado por energía nuclear está listo para ser lanzado hacia el planeta rojo desde Cabo Cañaveral. Se trata del Curiosity, que encarna una nueva generación de coches marcianos más grandes, más pesados y posiblemente mucho más duraderos que sus predecesores. La decisión sobre su destino final se espera a finales de este mes. El primer finalista es el cráter Gale, cuyos suelos de hace unos 3.800 millones de años son lo más parecido a una fotografía de cuando Marte era un jovenzuelo cubierto de océanos. El segundo es el cráter Eberswalde, donde existe el espectacular delta de un antiguo río en cuya corriente, al igual que en Gale, pudo haber vida.

Por primera vez, un rover está equipado para calentar muestras de roca o tierra y detectar en ellas rastros de marcianos en forma de moléculas orgánicas complejas como el ADN.

"Si hay alguna criatura en el suelo la calentaremos y seremos capaces de olfatear sus componentes", explica Nilton Renno, profesor de ciencias del espacio de la Universidad de Michigan (EEUU).

¿Cómo es de bueno el Curiosity? El profesor apuntó con el dedo al otro extremo del jardín. "Tenemos hasta un láser como en La Guerra de las Galaxias con el que podemos apuntar a una roca a distancia y analizar su composición", aseguró Renno, que forma parte del equipo español que ha diseñado el instrumento REMS con el que el Curiosity medirá la temperatura, la humedad, el viento y la radiación a ras de suelo y cuyo desarrollo ha dirigido Javier Gómez-Elvira, del Centro de Astrobiología, en Madrid. "Es más sofisticado que ningún otro artefacto que hayamos lanzado", presumió Renno.

El Curiosity, en su interior, además de sus diez instrumentos científicos, hay una diminuta central nuclear que funciona con 4,8 kilos de plutonio. El combustible le proporcionará calor y energía para unos dos años, según la NASA. "Probablemente dure mucho más, unos diez años", aseguró Renno.

La misión ha pasado por importantes altibajos. Fue retrasada por dos años en 2009 y su coste se ha inflado hasta superar los 1.600 millones de euros, el doble que Spirit y Opportunity juntos. "Solo queda solucionar algunas cuestiones de software", aseguró Renno, que dice que las probabilidades de lanzamiento son "muy buenas". Si se pierde esta oportunidad, la misión tendría que esperar hasta 2013.

Fuente: http://www.publico.es/ciencias/387410/marte-relevo-generacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada