miércoles, 20 de julio de 2011

Stephen Hawking: "La humanidad deberá abandonar la Tierra si quiere sobrevivir"


Si la humanidad ha de sobrevivir a largo plazo, deberá encontrar una manera de hacerlo fuera del planeta Tierra, y deberá hacerlo rápidamente" opina el famoso astrofísico Stephen Hawking.

 "Los seres humanos "atrapados" en la Tierra están en riesgo de dos tipos de catástrofes", dijo Hawking. "En primer lugar, las que producimos nosotros mismos, como los posibles efectos devastadores del cambio climático, o incidentes nucleares o una guerra biológica. En segundo lugar se encuentran los fenómenos cósmicos que también podrían significar nuestra muerte. Un asteroide que impacte sobre la Tierra podría matar a grandes franjas de población y hacer el planeta inhabitable, o una explosión de una supernova cerca de nuestro planeta podría ser el fin de la Tierra. Incluso la vida en la Tierra podría verse amenazada por una civilización extraterrestre".

"De hecho, los seres humanos deberán en los próximos 200 años encontrar la manera de "escapar de nuestro planeta", de lo contrario nuestra especie podría estar en peligro de extinción", dijo Hawking en una reciente entrevista con el sitio de videos Big Think. 

"Va a ser bastante difícil evitar un desastre en los próximos cien años, y mucho menos los próximos mil o un millón", dijo Hawking. "Nuestra única oportunidad de supervivencia a largo plazo no es permanecer mirando hacia adentro del planeta Tierra, sino mirar hacia el espacio."

Fuente: http://www.lareserva.com/home/vida_fuera_tierra

La misión de la NASA Gravity Probe confirma dos teorías de Einstein

Investigadores de la NASA han anunciado esta semana que la misión Gravity Probe B ha confirmado dos predicciones clave de la teoría de la relatividad de Albert Einstein.

«Hemos llevado a cabo este importante experimento probando el universo de Einstein y podemos confirmar que Einsten sigue vivo», dijo Francis Everitt, de la Universidad de Stanford (California), durante una reunión informativa para la prensa.

La misión Gravity Probe B, lanzada en 2004, utilizó giroscopios ultra-precisos, aparatos utilizados para medir la orientación, ubicados en un satélite para estudiar dos aspectos de la teoría de Einstein sobre la gravedad.

El primero es el efecto geodésico, es decir, la distorsión del espacio y tiempo en torno a un cuerpo gravitacional, como por ejemplo, un planeta.

Un ejemplo común para visualizar el efecto geodésico es pensar en la Tierra como si fuera una bola de bolos y el espacio-tiempo una cama elástica. La gravedad de la Tierra distorsiona el espacio-tiempo de la misma forma que haría la pesada bola sobre la cama elástica.

El segundo efecto de la gravedad confirmado por Gravity Probe B es el arrastre de marco (o efecto Lense-Thirring), es decir, la cantidad de espacio y tiempo que tal objeto arrastra al girar sobre sí mismo.

Conseguir lo que para Einstein era imposible

Para llevar a cabo estas pruebas, Gravity Probe B apuntaba a una sola estrella, IM Pegasi, en una órbita polar a 644 kilómetros sobre la Tierra.

Si viviéramos en un universo como el imaginado por Isaac Newton, donde no se diera el efecto geodésico ni el arrastre de marco, los giroscopios apuntarían siempre en la misma dirección.

Sin embargo, en el universo de Einstein, la dirección en la que apuntaban los giroscopios de Gravity Probe B cambió de forma gradual debido a la masa y rotación de la Tierra.

«Imaginemos que la Tierra estuviera sumergida en miel. La miel entonces se vería arrastrada a medida que el planeta girara, y ocurriría lo mismo con un objeto que estuviera en la miel», comentó Everitt. «Eso es lo que ocurre con el giroscopio».

Analizando los datos, el equipo encontró pruebas de una variación en la orientación de los giroscopios de unos 6.600 miliarcosegundos en un año.

Un miliarcosegundo, de acuerdo con la explicación de Everitt, «es el grosor de un pelo humano visto a una distancia de 16 kilómetros. Ésa es la precisión que ha tenido que alcanzar Gravity Probe B».
La variación es tan pequeña que Einstein no pensaba que pudiera medirse.

En su libro «El significado de la relatividad» (1953), Einstein escribió que los efectos del arrastre de marco «existen de acuerdo con nuestra teoría, aunque su magnitud es tan pequeña que confirmarlos en un laboratorio sería impensable».

Sin embargo, «gracias a la NASA», comenta Everitt, «hemos hecho algo más que pensar en ellos, los hemos medido».

Fuente: http://www.nationalgeographic.es/noticias//110505-einstein-theories-confirmed-gravity-probe-nasa-space-science

El 'Hubble' descubre la cuarta luna de Plutón

Plutón, el único planeta enano conocido en el Sistema Solar, y el más alejado de la Tierra, tiene una cuarta luna que sumar a las tres conocidas hasta ahora, bautizadas como Caronte, Hidra y Nix. El nuevo satélite, que temporalmente se ha llamado P4, ha sido localizado por el telescopio espacial 'Hubble', de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), cuando observaba los anillos que hay alrededor del pequeño y helado astro.

Aún se desconocen con exactitud sus dimensiones, pero se estima que su diámetro podría estar entre 13 y 24 kilómetros, por lo que sería el satélite más pequeño de los cuatro que orbitan en torno a Plutón: el de Caronte es de 1.048 kilómetros y los de Nix e Hidra entre los 31 y los 113 kilómetros.

El hallazgo se realizó dentro de los trabajos de preparación de la futura misión New Horizons, que en 2015 pretende llevar una sonda hasta la órbita de Plutón para conseguir información sobre los bordes de nuestro sistema planetario.

El P4 es el tercero de los cuatro satélites localizados gracias al telescopio espacial: "Es un descubrimiento importante porque las cámaras han podido observar un objeto que es muy minúsculo y que está a una distancia de 5.000 millones de kilómetros de la Tierra", ha señalado Mark Showalter, del Mountain View Institute, de California, que ha estado al frente de este programa de observación.

La nueva luna de Plutón está situada entre las de Nix e Hidra, descubiertas en el año 2005. Caronte se conocía desde 1978 y, con su anfitrión, se les ha considerado como un planeta doble, pues sus masas son similares y el baricentro (punto central de su órbita) queda fuera de Plutón, que es el cuerpo de mayor masa. De esta manera ambos orbitan en torno a dicho punto.

Las rocas lunares que las misiones Apollo trajeron a la Tierra demostraron que el satélite era resultado de una colisión con nuestro planeta de un cuerpo tan grande como Marte hace 4.400 millones de años. En el caso de Plutón, los científicos creen que los impactos de micrometeoritos en los satélites de este astro fueron formando los anillos del planeta enano, que el 'Hubble' no ha podido detectar aún.

La primera imagen fue captada entre el 3 y el 28 de junio, y se confirmó en un nuevo repaso por esa región entre el 3 y el 18 de este mes. Antes, no había sido detectada porque los tiempos de exposición de la cámara fueron más cortos. En 2006 ya se había detectado una pequeña mancha oscura, pero no pudo confirmarse de qué se trataba.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/07/20/ciencia/1311174796.html